Hay un hombre que 48152

En compañía, sin embargo, no lo logramos nunca o, bueno, solo a veces. No se trata solo de tenerla complicada para llegar a través de la penetración, se trata de tenerla complicada para llegar y punto, mientras haya otra persona, significativa o no, a nuestro lado. En el mejor de los casos, el orgasmo en compañía es algo randomfortuito y caprichoso y miramos con envidia a los hombres que parecen tener la capacidad de terminar sus encuentros sexuales con el mejor final siempre o casi. En el peor de los casos, ya nos acostumbramos a disfrutar del sexo sabiendo que aunque el placer escale y escale, al pico nunca llegamos. A veces mentimos sí, y otras veces, simplemente nos callamos. O lo hacíamos, hasta ahora. Para esto, organizan charlas grupales con sexólogos en las que se puede hablar, a bombacha quitada, sobre las cosas que hay que cambiar para acercar a la vida sexual que soñamos.

LA TIRANÍA DEL ORGASMO

En una relación sexual ya de por sí es difícil llegar al clímax. Es inevitable que haya situaciones en las que el orgasmo no llegue por alguna de las partes. Lo importante es que disfrutéis de la relación completa, sin obsesionaros con llegar o no al orgasmo. En el caso de ellos la presión puede hacer que no haya una enderezamiento completa: sí, el temido gatillazo puede ser una consecuencia indeseable del estrés. Es difícil de conseguir, cierto, empero otras veces también llega sin buscarlo. Por eso nuestro consejo es que dejéis de lado la idea errónea del orgasmo como meta de cualquier relación sexual. Debemos aprender a disfrutar del camino y dejarnos llevar por lo que sentimos en ese edad.

¿Y entonces?

En compañía, sin embargo, no lo logramos nunca o, bueno, solo a veces. No se trata solo de tenerla complicada para llegar a través de la penetración, se trata de tenerla complicada para llegar y punto, entretanto haya otra persona, significativa o denial, a nuestro lado. En el mejor de los casos, el orgasmo en compañía es algo random, fortuito y caprichoso y miramos con envidia a los hombres que parecen tener la capacidad de terminar sus encuentros sexuales con el mejor final siempre o casi. En el peor de los casos, ya nos acostumbramos a disfrutar del sexo sabiendo que aunque el placer escale y escale, al altura nunca llegamos. A veces mentimos sí, y otras veces, simplemente nos callamos. O lo hacíamos, hasta ahora.

481 482 483 484 485 486 487